Eduardo Bravo, iluminaciĆ³n

Se inició como técnico de iluminación en el Teatro de La Zarzuela y en 1991 se hizo cargo del departamento de iluminación del Teatro de La Maestranza de Sevilla, para su inauguración y durante la EXPO'92. En 1993 regresó al Teatro de La Zarzuela como adjunto a la dirección técnica, desempeñando sus funciones hasta 2002.

Su actividad profesional le ha llevado a los más importantes teatros y festivales líricos españoles y ha trabajado con varios directores de escena, siendo colaborador habitual de Emilio Sagi. Ha realizado el diseño de iluminación de numerosas óperas y entre sus últimos trabajos podemos destacar Madamma Butterfly (Ópera de Oviedo), La Parranda (Teatro de La Zarzuela), Luisa Fernanda (Teatro Real ), Rigoletto (Abao), El Cantor de México (Teatro Châtelet de París), La Finta Giardiniera (Maggio Musicale de Florencia), La Bruja (Palau Les Arts de Valencia), Cavallería-Medium (Ópera de Monte-Carlo), La Bohème (Las Palmas de Gran Canaria).